diumenge, 19 de setembre de 2010

Labordeta






"Por la mañana, rocío;
al mediodía calor;
por la tarde, los mosquitos:
no quiero ser labrador"
Fa un anys vaig assistir a una cerimònia curiosa. Jo era voluntària a "Proyecto Hombre" i en un pis d'acompanyament a presos toxicòmans en 3r grau hi col·laborava també una novícia que estava a punt de fer-se monja. Quan es va consagrar ens va convidar a la cerimònia. Va ser en una parròquia pobra del Barri del Crist, a Aldaia. Allò no va ser una missa. Va ser un acte revolucionari: tota la gent marginada del Barri, cristians de base, amics i familiars, toxicòmans i extoxicòmans vam assistir a una de les cerimònies més laiques i reivindicatives que he tingut ocasió de viure. I es tractava de la consagració religiosa d'una monja! En acabar l'acte, tots els assistents es van posar en peu per cantar l'himne de cloenda. I no va ser l'Al·leluia, ni un Pare Nostre. Va ser el "Canto a la libertad" de Labordeta, que tots entonàrem amb el puny en alt.
Sempre m'ha emocionat aquesta cançó. En primer lloc pel que diu. En segon lloc per com ho diu. La veu de Labordeta té la força atàvica de la terra i la rotunditat de la geografia d'Aragó. És transparent com el cel de Terol i àmplia com el Pirineu.
"Ets filla del vent sec i d'una eixuta terra,
d'una terra que mai no has pogut oblidar,
malgrat el llarg camí que et van fer caminar
els teus germans de sang, els teus germans de llengua,
i encara vols morir escoltant mallarengues
coberta per la pols d'aquella pobra terra"
De sempre m'he sentit molt unida a Aragó: la meua família materna hi prové. Uns bons amics meus, Miguel i Néstor, tenen una casa al Pirineu (propet del Parc Nacional d'Ordesa, una casa rural que vos recomane: www.casajuez.com) on he passat estius memorables. Una setmana santa vaig estar a la Sierra de Gúdar amb els amics Feliciano i Mª Ángeles. M'encisa Terol i he sabut com han patit la bona gent aragonesa escoltant la Cançó de Bressol de l'estimat Serrat. Però a més, molta gent devem a Labordeta el descobriment sonor d'este país.
I li devem l'honradesa, la mirada transparent, la força i el valor, l'estima pels pobres, els marginats, els oblidats. Li devem tantes coses que ara que no està l'enyorarem tant...
Vos deixe: vaig a sentir de nou el Canto a la Libertad. Gràcies, Abuelo!

2 comentaris:

lauritagg ha dit...

¡Hola Mónica!

Es escaso el conocimiento de la vida de Jose Antonio en la Comunidad Valenciana. A pesar de ser vecinos de tierra y costumbres, apenas he podido apreciar durante mis ocho años aquí noticias sobre su vida, música y literatura. Labordeta guardaba un cariño especial con vuestra tierra. Amaba el mar y os agradació siembre vuestra acogida para todos aquellos aragoneses que llegaron a vuestra comunidad buscando una vida mejor lejos de lo agreste.
Aunque es conocido por su famoso canto a la libertad, fué un ejemplo en la educación "rígida de la época" donde consiguió enseñar los grandes autores sin el miedo la temida regla. Un pionero de la enseñanza libre que comenzaba sus clases dicendo "estais todos aprobados".
Como músico cautivaron sus canciones de letras maestras. Claras, sinceras, profundas y en la lucha. Yo las escuchaba de mi madre como si fueran nanas, y recuerdo dormirme con el rumor de los exiliados de la Albada.
Como escritor apenas fué dado a conocerse fuera de Aragón, cosa posiblemente culpa del propio Jose Antonio. Era un gran poeta y "cuentahistorias" pero lo hacía porque le gustaba, no para ganar el premio Planeta. Escribía como hablaba.. adivinen. Es dificil al leerlo no seguir con la siguiente página. Escribía con sinceridad. De hecho su "Diario de un Beduino en el congreso" deberían regalarlo el primer día que pisan el castizo emiciclo. Otro gallo cantaría si se les pegara tan solo un poquico de los sueños por los que Jose Antonio llegó allí.
Y como político.. al margen de mandar a la mierda merecidamente alguna vez, lucho con la ilusión de un niño y la sabiduría de un abuelo. Revolucionó con su verdad la izquierda aragonesa para luego decepcionarse en Madrid, como él decía, "porque vine pensando que desde aquí se puede cambiar mucho y se cambia bien poquico". Era de los que pensaban que la política se hace en la calle. Educando en valores y dignidad. Con la música, la literatura, la filosofía. Viviendo comprometidamente, nada más. Amando tu tierra, España y Aragón. Potenciando su cultura y sus pueblos. Siendo feliz sin pisar a los demás.
Divertido, humilde, sabio, abuelo y genio.. No será facilmente olvidado ni por Aragón ni por el mundo. Podía haber sido mundialmente conocido, pero no quiso. Le daban alergia las condecoraciones y rezaba "no me matará el cancer si no tantos homenajes. En Zaragoza 50.000 personas pasaron por su capilla ardiente en 24 horas, y otras 25.000 se reunieron de forma expontanea a la hora en que la cerraban, con gaitas, guitarras y dulzainas se despidieron del "abuelo" coreando el Canto a la Libertad.
Lloramos su muerte como la de un amigo, aunque en realidad Jose Antonio es una de esas pocas personas que nunca morirá.

Un abrazo Compañera!

lauritagg ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.